Ventana a la actividad audiovisual de las comunidades montemarianas

Archivo para septiembre, 2010

Boletín de Prensa Festival Audiovisual No 2

Bolívar, septiembre 26 de 2010
Boletín de Prensa Nº 2 FAMM, Versiones de la Memoria
Por: Rosángela Roncallo Bayuelo

Argentina, país invitado del Festival Audiovisual de los Montes de María

Marta Rodríguez, pionera del documental en Colombia, es la invitada especial de esta nueva edición de la muestra.

El Colectivo de Comunicaciones Montes de María Línea 21 prepara la bienvenida a todas aquellas personas que han decidido gozarse el Festival Audiovisual de los Montes de María 2010, Versiones de la Memoria. El Carmen de Bolívar será el escenario donde celebraremos la fiesta más importante del cine comunitario en nuestra región.

Es por esto que cada día se suma más gente a este festival, donde se estrenarán 10 documentales realizados por las comunidades de los Montes de María, y parte de la extensa Serranía del Perijá, en el Cesar.

El Festival Audiovisual de los Montes de María será el escenario de encuentro de todas las experiencias que en Colombia y el mundo le están apostando a otras formas de hacer comunicación desde el Audiovisual, y comparten el objetivo de visibilizar y enredar a mucha gente a estos procesos.

Durante cuatro días, del 1 al 4 de octubre, en la Plaza Principal de esta localidad, estarán los protagonistas y realizadores de estas piezas audiovisuales, compartiendo con invitados especiales que apuestan a la reconstrucción del tejido social en nuestro país, como Raúl Collazos, de Actoría Social Juvenil del Cauca; Estela Mary Bermeo y Nini Johama Ledesma, de la Escuela Audiovisual Belén de los Andaquies, Caquetá: Víctor Palacio, del Colectivo Mejoda de Cali, tres jóvenes de la Biblioteca La María Mulata Lectora de Rincón del Mar; Alba Janet Gallego, del Festival Internacional de Video Comunitario Ojo al Sancocho de Bogotá, Jair Vega de la Universidad del Norte y otros cómplices que desde sus experiencias convertirán este festival en una Escuela.

Esta versión del festival tiene como país invitado a Argentina, representada por Cecilia Ceraso, comunicadora y gestora social, investigadora, docente y directora de la Maestría en Planificación y Gestión de la Comunicación de la Universidad de La Plata. Ella trae consigo la experiencia de su colectivo universitario y de la Red de Comunicación y Cultura, y nos contará cómo le apuestan al desarrollo desde la comunicación para la transformación.

Conversatorio con Marta Rodríguez

La programación del evento incluye no sólo proyecciones sino también talleres de formación en guión, dirección, fotografía, apreciación cinematográfica, investigación, artes escénicas y comunicación para el cambio social. Para esto contamos además con documentalistas e investigadores de la talla de Marta Rodríguez, pionera del documental antropológico en América Latina, quien estará en un conversatorio el sábado 2 de octubre en la sede del Colectivo; además, con Carmenza Gómez y Vicky Hernández, actrices de la televisión, el cine y el teatro en Colombia. Alrededor de estos ellos y ellas, en diferentes lugares del municipio, se estarán realizando cine foros, tertulias y conversatorios donde las comunidades protagonistas estarán contando sus experiencias.

La semana próxima el Festival dará a conocer la programación detallada y la agenda alterna, que comienza el 29 de septiembre con una maratón de cine en la Casa de la Cultura de El Carmen de Bolívar, y termina el 3 de octubre.

Rosángela Roncallo Bayuelo
Realizadora Audiovisual
CCMMa

Anuncios

Marta Rodríguez en el Festival Audiovisual de los Montes de María

La decana del documentalismo en Colombia, Marta Rodríguez, estará en el Festival Audiovisual de los Montes de María 2010 para ofrecer una charla sobre su experiencia en este género, del que tiene a su haber 14 trabajos realizados entre 1971 y 2006, siete de ellos en formato de 16 milímetros.

Licenciada en Ciencias Sociales, Antropóloga y Cineasta, Marta se desempeña como realizadora independiente de documentales desde 1960. Ha trabajado activamente con el movimiento agrario, movimientos sindicales, estudiantiles, las comunidades indígenas y las culturas afrocolombianas, sobre las cuales realizó una trilogía de documentales en los últimos ocho años, llamada la Trilogía de Urabá.

También ha sido investigadora y publicado varios artículos sobre el origen del cine indígena en Colombia; ha dictado talleres de formación y es la representante por Colombia en el Festival de Cine y Video de Pueblos Indígenas.

Su obra ha sido objeto de varias retrospectivas en Europa: 100% Colombia, en Paris – Francia (2005); Imago en Barcelona – España (2007), invitada de Honor al 50-DOK Leipzig en Alemania (2007). Ha sido también merecedora de innumerables premios en Festivales Nacionales e Internacionales de Cine al ser una de las pioneras del Cine de Documental en Colombia y en América Latina.

Actualmente realiza un proyecto documental sobre el etnocidio en Colombia.

Página web:
http://www.martarodriguez.org

Promo Festival Audiovisual de los Montes de María

Están invitados al festival, se realiza en El Carmen de Bolívar del 1 al 4 de octubre de este año, este es el promo:

Festival Audiovisual de los MOntes de María

Un viaje por la memoria

Decima del Festival Audiovisual

Hecha por nuestra artista y decimera Beatriz Ochoa

El Ojo Femenino en el Lente

En la región de los Montes de Maria y en tres comunidades de la serranía del Perijá el Colectivo de comunicaciones Montes de María Línea 21 ha asumido el reto de generar, fortalecer y consolidar un proceso de reconstrucción de memoria y apropiación del territorio desde estrategias de comunicación para el cambio social con comunidades afectadas por el conflicto armado. Este trabajo hace parte de un convenio macro con organizaciones como el Movimiento por la Paz, la Corporación de Desarrollo Solidario,  con el acompañamiento de la Universidad Javeriana y  De Justicia, denominado Apoyo y protección a la población afectada por el conflicto interno y asistencia y acompañamiento de las victimas y sus asociaciones, en su proceso de restablecimiento y reparación de acuerdo al marco de derechos recogidos en el ordenamiento jurídico colombiano.

El siguiente texto da cuenta de la fortaleza de treinta mujeres en situación de desplazamiento que han abierto la ventana de sus memorias para hacerle saber al mundo que la vida y la cultura están por encima del dolor y la desesperanza que produce el conflicto armado en Colombia.

Las mujeres de San José del Peñón, San Juan Nepomuceno, esas que lavan, barren el patio, arreglan a sus hijos para que vayan a la escuela, las que doblan el tabaco por las mañanas al calor de un tinto que preparan horas antes de su ardua labor diaria en sus casas. Aquellas que un día lloraron cuando lo perdieron todo, pero que también ríen cuando se les eriza la piel por el afecto. Se aventuraron a pegar el ojo en el lente para narrar sus memorias a través de las estéticas audiovisuales.

El encuentro entre estas mujeres ha permitido reconstruir desde la palabra la historia de una fiesta que está arraigada en lo profundo de sus corazones, que no aguarda instantes insensatos para aflorar a la realidad inmediata y narrar desde sus recuerdos más asiduos el festival del dulce y la chicha que inició años atrás por los vínculos de solidaridad entre familias de esta comunidad que se sentaban en la terraza de una casa a tomar chicha y a comer dulce. Así nace el Festival.

Un día la guerra les prohibió celebrar y se apagaron la gaita y los tambores, el festival pasó de ser una fiesta pública a la que todos asistían en familia a convertirse en una celebración secreta, y solo los pobladores de San José del Peñón en tiempos difíciles sabían que cuando estaban todos reunidos en una terraza tomando chicha estaban celebrando aquella fiesta que intentaba desaparecer la soberbia de la guerra. La noción de lo público se desvaneció en lágrimas de dolor, la comunidad en el año 2002 se vio obligada a desplazarse dejando todo a la suerte y con la esperanza de un pronto regreso.

Luego de dos año en el 2004 algunas familias retornaron cuando las condiciones de orden público mejoraron y lo primero que realizaron para mantenerse en su territorio fue celebrar la vida por encima de la muerte. A pesar del sometimiento que produjo el conflicto armado el festival y su esencia estaba inmersa en quienes a diario lo recuerdan, esto se reflejó en las familias que retornaron y para las fechas del festival como un acto de conmemoración y mantener la vigencia del mismo, una tarde muchos se encontraron en la terraza de una casa a tomar chicha y café sin ninguna programación.

Este arraigo que se mantuvo fue el motor para que se  volviera a realizar el festival en el año 2007 como un homenaje a la esperanza y a la resistencia al conflicto a través de la cultura y se comienza una nueva celebración que lleva en sí otros matices. El festival retoma su fuerza y permitió retornos definitivos de algunas familias que se instalaron y procuran reconstruir su vida cotidiana en el campo, y retornos parciales de otras familias que solo asisten para la celebración del festival o para las labores del campo.

El festival del dulce y la chicha es el tema central para la producción de uno de los 7 documental que están previstos en el componente de movilización social y visibilización del proceso de formación denominado cinta de sueños, en el que se les enseña a los participantes de la escuela de narradores y narradoras de la memoria la magia del audiovisual.

Las mujeres de San José del Peñón activaron los sentidos, aguzaron un poco la memoria y recordaron… les pareció importante contarle al mundo sus tristezas, pero también sus alegrías que se resumen en la narración del festival, cuando la voz se le entrecortan para decir que sufrieron al marcharse, y recobra el tono cuando mencionan que a pesar de todo el festival persiste en el tiempo.

Más de 30 mujeres hoy hacen parte de la escuela de narradores y narradoras de la memoria de San Juan Nepomuceno y han aprendido a compartir sus vidas, a elaborar sus duelos en compañía de ellas mismas, han aprendido que reír es más costoso que llorar, pero también han aprendido que el cine no es una actividad exclusivamente de entretenimiento sino que es liberadora, quien ve cine ama la vida, y ellas la aman,  a cada instante recobran fuerzas con las que hoy agarran una cámara en sus manos para encuadran bien el silencio impuesto por la guerra y darle otro significado, para registrar en sus retinas la posibilidad de transformar el mundo en el que viven a través de la resistencia cultural. Ahora solo existe el anhelo de producir el documental que ellas mismas dirigen, este Se rodó en los primeros días del mes de abril durante el festiva.

Nadie podrá olvidarlas, sus rostros están en la pantalla y el mundo se conmoverá con sus voces.

Por Jose Oviedo

Realizador Audiovisual

Coordinador Escuela Audiovisual

Colectivo de Comunicaciones Montes de María Línea 21.

A %d blogueros les gusta esto: